sábado, 26 de agosto de 2017

TODOS ESTÁBAMOS A LA ESPERA… DEL TALLER

Por Bryan Gómez

La tarde del sábado 19 de agosto nos esperaba como de costumbre para la nueva sesión del taller literario. El sol brillaba aún con ego calcinante y la casi desierta plazoleta de la Intendencia Fluvial nos recibía de nuevo para el encuentro. La incisiva humedad y el asfixiante calor parecían estar al pendiente de algo más. Fuera de la Intendencia y entre el tumulto de los compañeros asistentes al taller, el profesor Antonio Silvera, algo un tanto desconcertante, pues estaba un poco “más puntual” que de costumbre, conversaba con el vigilante de turno. El susodicho nos impedía la entrada al recinto, pues el correo electrónico que avalaba nuestra entrada no había sido recibido. Mientras esperábamos bajo el abrasante sol, una patrulla de policía se acercó al lugar. Mi compañera, a modo de juego, exclamó: “Llegó la policía literaria”. Tras una refrescante sonrisa provocada por su comentario, seguimos charlando trivialmente.

Y así, mientras todos estábamos a la espera de que se resolviese el asunto, la “policía literaria” se acercó a dialogar con el vigilante y, luego, abriéndose paso en el grupo, se acercó a un compañero. Por altercados pasados entre el compañero y el vigilante, este le interpuso una demanda. Mientras ventilaban el problema al oído del resto del grupo, el guardia señaló de forma seca y contundente que tenía testigos claves en el altercado, y su dedo justiciero señaló mi humanidad. Como en una película muda, yo me movía lentamente, como si fuese un error  inocente, pero su dedo seguía la línea de mi torso en movimiento, e inmediatamente también señaló la humanidad de mi compañera, exclamando que éramos sus testigos claves y que una cita en la Fiscalía nos esperaba para declarar a su favor por el altercado. Después de la sopa de sorpresa y emociones, aun seguíamos a la espera del esperado correo, para borrar con literatura el calor y el brillo aún candente del sol; no obstante, el Hermes digital no llegaba con su mensaje preciado, y el cancerbero del recinto tampoco daba sus colmillos a torcer para darnos paso.

El profesor Antonio, ya cansado de la negativa de las directivas administrativas, decidió posponer la sesión. Pero, antes de despedir a los compañeros, el guardia que nos había recibido con un no rotundo, nos devolvió la esperanza un poco mordida: podíamos realizar nuestra sesión, sí, pero en la parte posterior de la Intendencia, con su escondida cara al majestuoso Magdalena. Unas contadas sillas plásticas y ganas de debatir sobre el oficio del escritor bastaron para concretar el encuentro. A esa hora, el sol había aplacado su temperamento y a escasos metros de nosotros, un caño que comunica con la principal arteria de un país perdido en los libros de historia y sobre todo el mismo río serpenteaba en su humilde y lento ocaso acuático para cumplir su visita final al mar Caribe. Unas canoas y una pequeña isla parecían objetos perdidos, como a propósito, por un titiritero del tiempo. 
Comenzamos así a leer nuestros poemas, según la tarea propuesta por Silvera en la sesión anterior, que consistía en hacer un texto en el que se explotara a conciencia el elemento sonoro y rítmico de la palabra. Primero, el compañero Camilo declamó su poema y también una confesión: la musa de su poema y a su vez la destinataria, había recibido con sorpresa los versos del compañero embriagado de amor, pero el efecto en ella fue totalmente nulo, como un revólver cuyo proyectil no desgarra su blanco; aunque, paradójicamente, el resto de las féminas que leían su poema rechazado manifestaban su admiración y elogios. Al anterior, siguió el poema del barquito sin costa, como le apodé al leído por la compañera Marilin, en tanto el propio profesor Antonio recitando también y dejándose contagiar por el entusiasmo del encuentro, nos recordó los versos iniciales de un poema de Neruda al mar, digno de un artista que conoce las intimidades de su arte. Además hubo otros no menos importantes poemas de los compañeros que también se animaron a participar, y por último, un cuento sobre personajes y escritores del compañero Nelson, con el que se despidió por un tiempo, esperamos, dado que se marcharía el martes siguiente a Chile, donde consiguió un cupo para participar en un taller literario durante el resto del año. Así pues, entre el Magdalena dormido, el murmullo de la lluvia que nos acompañó hacia el final de la sesión, y el ronroneo de los motores diesel, que mordían el asfalto con la furia de sus ruedas, transcurrió una de las sesiones más memorables en la que le echaron la policía al taller”. Palabras del profesor Antonio, expresadas con actitud jocosa e incrédula.

sábado, 19 de agosto de 2017

RETRATO DE UN ESCRITOR

Por Marilin Balmaceda

Como cada sábado, el 29 de Julio, los asistentes del taller, nos encontramos puntualmente en la Intendencia Fluvial. Algunos habían llegado más temprano que otros, pero todos al fin y al cabo con la intención de conocer y escuchar al escritor que nuestro director, Antonio Silvera, había invitado para compartir con nosotros. Pese al clima, supuse que no vendría mucha gente. Pero, a pesar de que soy nueva en el taller, en ninguna sesión de las que había estado antes vi tanta gente como ese día. ¡Vaya que si motivan las visitas de escritores!
La sesión inició antes de lo esperado, aunque dimos algunos minutos por si llegaba más gente. Al comenzar, el profe Antonio nos hizo la presentación oficial de José Zuleta. Para algunos como yo, era totalmente desconocida su obra, pero fue una grata sorpresa descubrir que era hijo del mismísimo Estanislao Zuleta. ¡Sí, hijo del filósofo Estanislao! Y ahí mismo nos enteramos de que aquel hombre que nos visitaba también era tallerista y que ese día nos presentaría un poco de su última obra.
José se veía algo serio y bastante pensativo, pero tomó la frialdad que supongo debe tener cada que se enfrenta a un publico y repartió entre nosotros algunas fotocopias. Después tomó asiento y empezó a hablarnos como escritor. Yo estaba sentaba en las primeras sillas, casi que frente a él y prestaba mucha atención a cada palabra que decía. 
Nos comentó  acerca de lo difícil que es escribir. Señaló, como primera medida, algo que me pareció interesante, al subrayar que al momento de ponerse a escribir una historia lo más complicado es la creación de los personajes. Darle vida y color a unos sujetos que en algunos casos no tienen nada que ver con la vida real, se torna en el trabajo más complicado para un escritor. Y pensé entonces que sí era complicado para alguien que ya había publicado varios libros de cuentos, ¿cómo sería para nosotros que estamos aprendiendo a escribir? Pero aquel cuestionamiento no logró desmotivarme, por el contrario, me obligó a sacar mi libreta de apuntes para anotar esas sugerencias.
El discurso que nos ofrecía se hizo más ameno cuando puntualizó que si el trabajo del escritor era contar y crear, el del lector radicaba en imaginar lo que escribía el escritor.
Nos recomendó que debíamos empezar a leer como escritores, pues ese era uno de los mejores ejercicios para escribir, eso, junto a algo que el mismo llamó “ejercicio de la vida cotidiana”, que consiste en observar cada cosa que está a nuestro alrededor, por muy insignificante que sea. Pues, a partir de ahí será mucho más fácil construir personajes creíbles. Otro aspecto al que aludió fue que no solo había que mirar por mirar, sino que había que aprender a mirar con libertad, aprender a mirar más allá de los prejuicios, otra de las tareas más importantes para un escritor.
Fue una tarde llena de lecturas. Pero para nuestra sorpresa, José nos leyó inicialmente algo de su última obra, titulada precisamente Retratos, con lo que trató de ejemplificar aquello que nos había expresado acerca de la construcción de personajes. El primer retrato que nos leyó fue el de un poeta cubano que estuvo en un festival de poesía en Cali, allí narró los hechos que acontecieron en torno al personaje durante dicho evento. La narración se mostró bastante interesante e incluso apasionante, y para mí, que siempre acabo infravalorando o sobrevalorando lo que leo, fue muy brillante. José, sin pensarlo, había logrado descrestarme con solo unas páginas de su última obra. Al terminar ese retrato, hubo dos intervenciones seguidas de un señor de canas que no se si era asistente del taller, pero se encontraba entre los presentes. Aquél señor le preguntaba a José acerca de la veracidad de los hechos que había narrado y también manifestó las dos conclusiones que había sacado de la lectura.
José explicó entonces que había algo de ficción en aquel retrato y que había tenido que unir varios personajes para encerrarlos en uno solo. Después de eso, prosiguió a leer otro retrato. En este caso el personaje era su padre. Durante la lectura se mostró un poco más melancólico y mi juicio lector, siempre tan exigente, no logró conmoverse esta vez. Como decía Borges, “la poesía debe sentirse” y en este caso no había sentido nada, todo había sido inverso al retrato anterior.
Al terminar la lectura, el señor de canas volvió a intervenir, pero esta vez no para criticar sino para mostrar su admiración hacia el papá de José Zuleta. Este tomó los comentarios de manera más bien fría, quizás para no mostrarte frágil frente a todos los presentes.
De esta manera, José Zuleta nos explicó cómo hacer un retrato, nos aclaró que siempre había que tener en cuenta los rasgos físicos y psicológicos del personaje que queríamos retratar, pero que también era importante saber cómo veían otros al personaje, pues la construcción del mismo era resultado de la suma de todo lo anterior.
Luego, leímos las copias que nos había entregado al comienzo ("La cena" de Clarice Lispector y las primeras páginas de "Un día perfecto para el pez plátano" de Salinger) y socializamos algunos aspectos relacionados con el tema. Había olvidado decirnos que la verosimilitud era muy importante al momento de contar algo, y que más que contarlo todo, había que dejarle el trabajo al lector de inferir algunas cosas, como .ocurre en el texto de Lispector

Por un momento me sentí aislada del lugar y solo me limitaba a mirar y a escuchar en silencio cómo aquel señor de canas, que era el único que se atrevía a intervenir, le hacía muchas preguntas a José. Había cerrado mi libreta de apuntes, pues creí que ya no había mucho o nada más por escribir. Hasta que para finalizar la sesión, el expositor terminó diciendo una frase que resumió todo su discurso: “Un texto no lo hace el que lo lee, sino el que lo escribe”. Así terminó la visita y así termino mi retrato de nuestro ya no desconocido José Zuleta.

viernes, 7 de julio de 2017

RESULTADOS CONVOCATORIA 2017

El Taller Literario “José Félix Fuenmayor” se complace en dar a conocer a sus nuevos integrantes, quienes se presentaron a la convocatoria del presente año:

Alfonso Romero Rojas
Angie Miranda Páez
Bryan Alberto Gómez
Camilo Monroy Martínez
Diana Mercado Charris
Dilan Jasin Gutiérrez
Elías Noriega
Emperatriz Miranda
Getulio Vargas Zambrano
Iván Darío González
Johan Sebastian De las Salas
Malú Posada
Michael Rodríguez Mogollón
Miguel Ángel Rojas Cortina
Omar Lubo Vacca
Raúl Navarro García
Suleidis Castro Camacho
Wendy Fonseca
William Castro Atencia

Asimismo les informa que las sesiones con los nuevos integrantes comenzarán el sábado 15 de junio en la Intendencia Fluvial y en el horario de 2:30 a 5:00 P.M.
¡Bienvenidos!

miércoles, 14 de junio de 2017

Convocatoria 2017


viernes, 11 de marzo de 2016

Los crucificados resucitarán





Bitácora del 27/02/2016
Elaborada por Domingo Bolívar Peralta

Los crucificados resucitarán (no hacerlo sería traición)

Tarea: Escribir un texto imaginativo sobre Judas Iscariote; usar nuestra creatividad, para reinventar la historia, o contarla de otro modo. La idea fue propuesta el 20 de febrero pasado, por el director del Taller, Antonio Silvera.

Esta bitácora empezará por los hechos del 20 de febrero. Sucintamente, esto fue lo que ocurrió:

Hubo una presentación de los nuevos cofrades (este año empieza con un grupo inusualmente numeroso, desde que este servidor hace parte del Taller). Luego, el médium Silvera (médium, porque es el encargado de invocar personajes; tocar las puertas de los arcanos recintos del más allá y del más acá, donde residen los espíritus chocarreros, flemáticos y graves de la Literatura Universal) explicó la metodología y objetivos del Taller (misión – visión, para los insulsos corporativos). Para esto último, tomó como pretexto un poema de uno de esos espíritus, Nikolai Gumiliov; el poema se llama “Mis lectores”. Fuimos lectores, con los ojos y con los oídos, de Gumiliov, y terminada la lectura, vino la reflexión, la exégesis del poema, lo que propone el poeta (el ruso y el colombiano) y la pregunta ¿qué es un escritor? Como para redondear la idea, Antonio nos presentó a Robert Browning a través de Jorge Luis Borges (y a la inversa, como si se tratara de un espejo), en el poema “Browning resuelve ser poeta”. En este poema se halló el pretexto para la tarea que varios de los compañeros presentamos el sábado 27: Judas, la traición.

Así que el sábado, 27 de febrero del año 2.016, nos reunimos otra vez en el lugar habitual. Ya el aire acondicionado no ronronea como colosal gato, pero algunos se quejan del frío antártico que hace (la Literatura, muchas veces, parte de insatisfacciones) en la pequeña aula. Creo que son efectos del recalentamiento global.

Insatisfechos quedamos con nuestros textos. Los Judas, las traiciones, las pasiones, resurrecciones e insurrecciones (porque hubo un cura, pionero del movimiento “sotanil” de la “teología de la liberación” –amor eficaz– que fue al monte a pelear por el prójimo, es decir el jodido pueblo raso. De este cura se conmemora ­–algunos prefieren el verbo celebrar– en este año, cincuenta años de su muerte, y nada que viene el “reino de los cielos” o al menos “la revolución”).

Sin embargo, para ser justos, hubo algunos textos más afortunados en la idea y la construcción. Un poema que mostró a un Judas amoroso (sospechosamente amoroso) dispuesto a “cargar su cruz” por Jesús. Otro en el que se lleva a Jesús por tierras de India, para aprender de los gurús las grandes doctrinas, y Judas confesándonos todo esto, y sus propios dilemas.

Compañeros: ahora toca decir que si no el peor, uno de los peores textos fue el mío. Difícil de seguir el hilo (un plato de espaguetis), pretencioso, y para colmos inconcluso. Me disculpo por hacerles pasar tan mal momento, je je.

Nos vemos el próximo sábado. No se olviden de escuchar a Juan José Millás, quien habla sobre “Las palabras”. Este video se encuentra en Youtube.

viernes, 19 de febrero de 2016

¡Resultados de la convocatoria 2016!

A continuación la lista de los nuevos integrantes del Taller José Félix Fuenmayor:

María Angélica Barrios
Camila Castro Villegas
Nelson Gutiérrez Solana
Luis Dávila Arcón
Jairo Osorio
Omar Garavito Maldonado
Elías Noriega Gómez
Duban Romero Orozco
Maritza Osorio
Andreana Heredia Agamez
Jonhatan Brausi
James Walter Baxter
Luis Mercado Navarro
Gabriel Montealegre Maury

¡Bienvenidos!

Recuerden que mañana iniciamos sesiones en el Centro Cultural Comfamiliar de la carrera 54 # 59-167. Salón # 1. Los esperamos a las 2:00 p.m.

miércoles, 17 de febrero de 2016

Resultados de la convocatoria 2016

Se informa que los resultados de la convocatoria serán publicados en este blog el próximo viernes, 19 de febrero, y que la primera sesión será el sábado 20 de febrero de dos a seis de la tarde en el Centro Cultural Comfamiliar de la carrera 54 # 59-167. Salón # 1.